Textual & Visual Media

Revista de la Sociedad española de periodistica

Spanish journalistic society journal

Unidad Editorial como “caso de estudio” sobre las limitaciones de la integración horizontal en el sector de la prensa

Sumario

3. Los antecedentes

3.1. Recoletos Grupo Editorial

En el año 2002, las principales unidades de negocio del grupo Recoletos eran el diario económico Expansión, el deportivo Marca y los semanarios Actualidad Económica y Telva, y, además, era propietario del 30% del diario El Mundo (Tauler, 2014). En ese año, el grupo ganó 50,2 millones de euros tras anotarse fuertes plusvalías; mientras que Unedisa, empresa editora de El Mundo, perdía 2,2 millones después de haber obtenido apenas un millón de euros el año anterior (RCS MediaGroup, 2003). Pero, en el año 2003, Recoletos decide vender su participación en El Mundo a RCS MediaGroup por un total de 80 millones de euros, puesto que la inversión realizada se encuadraba más como “inversión financiera” que como un paquete de control del diario. Fue el grupo británico Pearson el que asumió esta decisión al considerar que su posición en Unedisa lastraba la cuenta de resultados del grupo Financial Times en el que se integraban las participaciones de Recoletos (Gómez, 2003).

Pearson controlaba en aquel momento el 80% del capital de Recoletos, y había adquirido el 30% de El Mundo en el año 1998 por un importe de 63 millones de euros. Por tanto, las plusvalías ascendían a 17 millones, aunque fuentes de Recoletos habían reconocido en su momento que estaban próximas a los 50 millones de euros debido a la amortización del fondo de comercio realizada (Gómez, 2003).

Por otra parte, la venta de esta participación significaba que el diario El Mundo estaba valorado en el año 2003 en casi 267 millones de euros, frente a los 158,7 millones de valoración del año 1998. Naturalmente, eran los últimos años de bonanza de la prensa española, puesto que, como veremos, la llegada de la crisis económica, la drástica reducción de la cartera publicitaria que perjudicó notablemente al sector a partir del bienio 2008-2009, así como la falta de un modelo claro de negocio en el entorno digital, sembraron serias dudas sobre la viabilidad de aquellos grupos fuertemente anclados en el negocio de la prensa.

Valgan, además, estos antecedentes para discernir –desde la óptica actual[1]– el “sobreprecio” que pagó el grupo internacional y multimedia RCS MediaGroup por la compra del entonces mayor grupo de prensa especializada española, nada menos que 1.098 millones de euros; resultado de pagar, en febrero de 2007, un total de 826 millones de euros en efectivo y de asumir la deuda del grupo, a 31 de diciembre de 2006, que ascendía a 272 millones de euros.

El grupo había intentado entrar en el mercado latinoamericano. Según Medina (2001), en el año 1996 el grupo Recoletos adquirió el 15% de Ediciones Financieras de Chile y colaboró con la edición de Diario Financiero, y ya en 1998 firmó un acuerdo con la mejicana Televisa para desarrollar un canal económico en castellano (Expansión Financiera), que se cancelaría al año siguiente. Y en el año 2000, compraría dos empresas en Argentina e intentaría lanzar la revista femenina Telva en ese país[2].

En cualquier caso, la historia de Unidad Editorial no puede desligarse de la compañía Recoletos (García Santamaría, 2016). Sus creadores fundan en el año 1977 la sociedad Punto Editorial, y once años después el grupo británico Pearson, editor del Financial Times, se convirtió en su principal accionista. En el año 2000 decide salir a bolsa, y lo hace el 25 de octubre a 12 euros por acción, lo que suponía valorar Recoletos en 941 millones de euros; un precio demasiado elevado tanto de sus activos como del potencial real del grupo, y que acabaría por convertir a esta compañía en la segunda peor OPV de la historia bursátil española.

La fallida penetración en Latinoamérica; las diferencias editoriales entre Financial Times y Expansión, así como los malos resultados del diario Expansión y de la revista Actualidad Económica llevan al grupo británico a abandonar España a finales del año 2004. Una oportunidad que aprovechan un grupo de exdirectivos de Recoletos para constituir una sociedad, Retos Cartera, y con la colaboración financiera de las entidades Banesto[3], Caja Madrid y la CAM, lanzar una OPA sobre el 79% de las acciones controladas por Pearson, ofreciendo un total de 743 millones de euros.  De esta forma, lograron controlar de nuevo Recoletos a un precio que suponía un 40% de descuento sobre su colocación bursátil: 7,2 euros. Es decir, se hacían de nuevo con el control del grupo por una cantidad inferior en unos 200 millones de euros.

Pero la historia dio otro vuelco cuando dos años más tarde, los directivos que se habían agrupado en Retos Cartera decidieron desprenderse de su participación mayoritaria y vendieron de nuevo la empresa a otros inversores extranjeros: RCS MediaGroup, que anunció el 7 de febrero de 2007 la adquisición de Recoletos por un importe total de 1.098 millones de euros, con la particularidad de que el diario gratuito Qué –vendido posteriormente a Vocento por 133 millones de euros- quedó fuera de esta operación. El balance de las plusvalías obtenidas con estas operaciones en apenas dos años supuso casi 500 millones de euros para sus propietarios, los antiguos gestores del grupo.

 

3.2.     RCS MediaGroup y Urbano Cairo

El grupo editorial internacional y multimedia RCS MediaGroup, que ha liderado Unidad Editorial hasta el verano del año 2015, había comenzado sus negociaciones con Unedisa en 1990. En el año 2007 decidió adquirir el grupo Recoletos, y un año más tarde, el 100% de Veo Televisión. Tras detentar el 53% de El Mundo, pasó a controlar el 89% del capital; y había comprado además por un importe de 13,3 millones de euros el 5% de Unedisa que estaba en manos de pequeños accionistas, entre ellos el director del diario, Pedro J. Ramírez y el presidente del grupo, Alfonso de Salas.

El grupo italiano mantenía así una fuerte presencia en España y se erigió en uno de los grandes grupos de comunicación que operaban en España. De esta manera, continuaba con su estrategia de  diversificación en otros países –el 40% de su ventas no provenían de Italia-  con sus intereses en toda la cadena de valor comunicativa: prensa, editoriales, Internet, radio y servicios de publicidad y marketing (Agostini, 2003).

Pero las pérdidas continuadas en España –donde se vio obligada a efectuar dos revisiones del valor (write off) de los activos comprados al grupo Recoletos-, unido a su delicada situación en Italia, llevó a que en julio del año 2016, y contra todo pronóstico, perdiese el control del grupo pasando a manos del empresario Urbano Cairo (dueño del Torino F.C. y del canal La 7).  RCS  había ingresado en el año 2014 un total de 1.279 millones de euros, con un EBITDA de 30 millones frente a las pérdidas operativas de 83,4 millones de 2013. La noticia negativa es que la deuda del grupo era de 483 millones de euros (RCS, 2015).

Tal vez estos resultados de la matriz, propiciaron que la OPA lanzada por Urbano Cairo en el verano de 2016 sobre RCS Mediagroup triunfase contra todo pronóstico, apoyado por la banca Intesa Sanpaolo, principal acreedor del grupo.



[1] De lo contrario, no podría entenderse, por ejemplo, como Jeff Bezos adquirió por solo 189 millones de euros (250 millones de dólares) la propiedad de The Washington Post en el verano de 2013.

[2] Ahora bien, una vez que se produjo la OPA de Retos Cartera a finales del año 2004, Recoletos decidiría desinvertir en América, con la venta de Meximétrica, editora estadounidense de los diarios Rumbo, y, algo más tarde vendería en Chile el Diario Financiero, por 2,5 millones de euros a un empresario local.

[3] Banesto fue el principal socio financiero, puesto que llegó a detentar el 28% del capital, aunque poco después se desprendiese de la mayor parte de las acciones y se quedase con un testimonial 2%.

©2017 Textual Visual Media - - - OVH