Textual & Visual Media

Revista de la Sociedad española de periodistica

Spanish journalistic society journal

Unidad Editorial como “caso de estudio” sobre las limitaciones de la integración horizontal en el sector de la prensa

Sumario

4. Los resultados de la absorción del grupo Recoletos

Antes de la fusión, ambos grupos contaban con una facturación muy similar: poco más de 300 millones de euros anuales. Unedisa había facturado en los años previos a la fusión (2004-2006), cantidades que oscilaban entre los 312 millones y los 342 millones, mientras que el Ebitda de 2006 ascendía a 61 millones de euros, gracias a la buena marcha de la prensa y del diario El Mundo.

Por lo que respecta a Recoletos, los ingresos obtenidos en el año 2006 eran un poco menores que los de Unedisa: un total de 304 millones, si bien su Ebitda era mayor, casi 80 millones de euros. Y destacaba (EGM, 2006) por el excelente número de lectores del diario Marca (2,4 millones), los 170.000 de Expansión 170.000 y los casi 330.000 de la revista Telva. Su oferta televisiva era testimonial, pero Radio Marca, aunque no podía equipararse a ninguna de las grandes emisoras de radio, disponía de algo más de 300.000 oyentes.  Ambos grupos sumaban, por tanto, en el año previo a la fusión unos ingresos de 645 millones de euros; una cifra que les convertía, tras Prisa y Planeta, en el tercer grupo multimedia español.

 

Cuadro 1: Comparativa de la cuenta de resultados de Unedisa en 2006 y 2007

CONCEPTO (en millones de euros)

31/12/2007

%

31/12/2006

%

INGRESOS NETOS

632,7

1

348,3

1

Consumo de bienes y servicios

-371,3

-0,59

-215,8

-61,9

Coste de Personal

-130,7

0,207

-72,3

-20,8

Provisiones

-1,6

0,003

-0,2

-0,1

RES. BRUTO EXPLOTACIÓN (Ebitda)

129,1

0,204

60

0,172

RESULTADO EXPLOTACIÓN (Ebit)

64,4

0,102

48,9

0,14

RES. ACTIVIDADES ORDINARIAS

17,1

0,027

45,4

0,13

RES. ANTES IMPUESTOS (Ebt)

17

0,027

45,6

0,131

RESULTADO NETO ATRIBUIDO

-0,6

-0,001

30,7

8.8

Fuente: García Santamaría, 2016 / Cuentas anuales de Unidad Editorial, 2007

 

Así, nacía con un buen potencial en el sector de la prensa y, en conjunto, podría resumirse el resultado de esta absorción ofreciendo los siguientes datos: en primer lugar, los ingresos netos del grupo se incrementaron en un 55%, y lo mismo sucedió con el resultado bruto de explotación (Ebitda), que dobló su tamaño tras la absorción. Por el contrario, aumentaron las partidas de costes de personal y crecieron sustancialmente los gastos financieros, derivados del crédito contraído con la banca para adquirir Recoletos.

Por otra parte, puede deducirse de las cuentas anuales del grupo en el año 2007 y su comparación con las del año 2006 (RCS MediaGroup 2007 y 2008) que esta absorción favoreció un crecimiento de la audiencia, con un claro liderazgo en número de lectores, ascendiendo a casi 4,2 millones el incremento de los ingresos por publicidad.

Habría que reseñar, sin embargo, que la matriz se vio obligada a prestar a Unidad Editorial un total de 720 millones de euros para llevar a cabo la adquisición de Recoletos, y que Unidad Editorial cerró el año 2007 con unas pérdidas de casi 25 millones de euros y una deuda superior a los 1.000 millones de euros, más de veinte veces su Ebitda. Además el grupo prácticamente duplicó su plantilla, con un total de 2.500 profesionales, la mayor parte de ellos volcados en medios impresos. Era la consecuencia de una pobre especialización audiovisual, reducida al ámbito de Radio Marca, Marca TV y Veo TV, y a que, en su momento, El Mundo no pudo llegar a controlar Onda Cero por la elevada cuantía que suponía hacerse con el control de la cadena (Díaz Herrera, 2009)[1].

 

Cuadro 2: Evolución de la deuda de Unidad Editorial después del proceso de concentración

CONCEPTO (en millones de euros)

2009

2008

Diferencia

Deudas financieras a L/P

669.000

781.420

-112.420

Deudas financieras a C/P

396.037

292.130

103.907

Total deudas

1.065.037

1.073.550

-8.513

Activos (pasivos) instrumentos derivados

-96

-471

375

Liquidez

-25.389

-4.486

-20.903

Endeudamiento neto

1.039.552

1.068.593

-29.041

Fuente: Cuentas anuales de Unidad Editorial, 2009

 

De ahí que pueda preguntarse por las razones reales de esta compra por parte de Unedisa. Pocos años más tarde, el proceso de concentración televisivo y, sobre todo,  las ventas de Cuatro y La Sexta dejarían claro, aunque en un contexto económico muy distinto, las escasas bondades de esta adquisición[2]. Las hipótesis que se han manejado aluden, en primer lugar, a que esta absorción pudo ayudar a solucionar algunos problemas importantes de ambas compañías, como su falta de liderazgo, y, sobre todo, sus escasas posibilidades de crecimiento dada la dificultad de adoptar costosas estrategias de integración vertical que les permitiesen penetrar en el sector multimedia.

Aunque, como señala Julia Cagé (2016: 60), “para un medio de comunicación, aumentar su mercado supone también minimizar la competencia”, esta absorción parecía ser una <huida hacia adelante>, esperando que la empresa resultante generase las necesarias economías de escala para constituir en unos años un importante grupo de comunicación, con la aportación de otros activos o una serie de alianzas estratégicas que garantizasen una adecuada presencia en el sector audiovisual, a pesar de lo esbozado por el entonces director de El Mundo en su libro Contra unos y otros (Ramírez, 2014).

El resultado inmediato fue que Unidad Editorial se erigió en líder en prensa especializada, pero su talón de Aquiles era que sus publicaciones no eran rentables, a excepción de Marca, que arrojaba resultados positivos, aunque después del Mundial de Sudáfrica del año 2010, con el que triplicó sus beneficios, su evolución no ha sido tan positiva, perdiendo anualmente una media de 50.000 lectores, despidiendo a la mayor parte de sus grandes firmas y cerrando el ejercicio 2015 con unas pérdidas de 37 millones de euros tras actualizar su valor en libros.

Es más, como demuestra el cuadro 3, el diario ha perdido 147.000 ejemplares entre 2010 y 2014, mientras que en el año 2015, y según la OJD, su difusión había disminuido en un 13%, en un contexto claro de crisis de los cuatro principales diarios deportivos: Marca, As, Sport y Mundo Deportivo.

 

Cuadro 3: Evolución de la tirada y difusión del periódico Marca (1994-2016)

Años

Tirada

%

Difusión

%

1994

571.123

421.293

 -

1995

642.587

12,51

475.002

12,75

1996

673.065

4,74

495.914

4,40

1997

643.943

-4,33

458.441

-7,56

1998

595.182

-7,57

417.456

-8,94

1999

550.900

-7,44

396.750

-4,96

2000

564.248

2,42

403.048

1,59

2001

513.376

-9,02

371.455

-7,84

2002

526.217

2,50

381.587

2,73

2003

549.244

4,38

390.677

2,38

2004

527.478

-3,96

380.330

-2,65

2005

481.505

-8,72

328.760

-13,56

2006

440.601

-8,50

308.835

-6,06

2007

461.563

4,76

315.279

2,09

2008

428.456

-7,17

296.353

-6,00

2009

408.397

-4,68

284.273

-4,08

2010

399.217

-2,25

274.581

-3,41

2011

356.573

-10,68

244.456

-10,97

2012

314.986

-11,66

214.523

-12,24

2013

266.633

-15,35

181.416

-15,43

2014

252.423

-5,33

171.854

-5,27

2015

221.867

-12,11

149.458

-13,03

Fuente: INTROL/OJD y elaboración propia

 

 

Si analizamos el caso de El Mundo, ligado con la prensa de referencia, llegamos a la conclusión –según demuestra el cuadro 4– que, con datos de la OJD, el diario arrancó el siglo XXI con una difusión de 291.063, y alcanzó su máxima difusión en el año 2007 con 336.286. A partir de ese ejercicio, el diario comenzó un descenso pronunciado, cerrando el año 2015 con una cifra inferior a 150.000, y un descenso superior al 50% entre los años 2007 y 2014.

 

Cuadro 4: Evolución de la difusión del periódico El Mundo (y su competencia) desde su nacimiento

Años

ABC

%

El Mundo

%

El País

%

La Razón

%

La Vanguardia

%

1989

280.356

104.016

377.528

 -

s.d.

210.624

1990

290.517

3,62

100.723

-3,17

375.875

-0,44

s.d.

s.d.

s.d.

s.d.

1991

292.631

0,73

131.626

30,68

394.686

5,00

s.d.

s.d.

s.d.

s.d.

1992

304.098

3,92

173.766

32,01

407.269

3,19

s.d.

s.d.

206.829

s.d.

1993

334.317

9,94

209.992

20,85

401.258

-1,48

s.d.

s.d.

208.029

0,58

1994

321.571

-3,81

268.749

27,98

408.268

1,75

s.d.

s.d.

207.113

-0,44

1995

321.574

0,00

307.618

14,46

420.933

3,10

s.d.

s.d.

203.026

-1,97

1996

303.018

-5,77

260.616

-15,28

413.543

-1,76

s.d.

s.d.

196.807

-3,06

1997

301.054

-0,65

284.519

9,17

440.629

6,55

s.d.

s.d.

210.013

6,71

1998

302.013

0,32

272.299

-4,29

450.175

2,17

s.d.

s.d.

212.202

1,04

1999

293.053

-2,97

285.302

4,78

435.434

-3,27

28.511

s.d.

205.126

-3,33

2000

291.951

-0,38

291.064

2,02

436.301

0,20

68.122

138,93

191.674

-6,56

2001

279.050

-4,42

312.367

7,32

433.618

-0,61

122.896

80,41

198.338

3,48

2002

262.874

-5,80

300.297

-3,86

435.298

0,39

140.096

14,00

202.794

2,25

2003

266.818

1,50

286.685

-4,53

440.226

1,13

141.207

0,79

205.330

1,25

2004

276.915

3,78

308.618

7,65

469.183

6,58

145.165

2,80

203.703

-0,79

2005

278.167

0,45

314.592

1,94

453.602

-3,32

140.087

-3,50

208.139

2,18

2006

240.225

-13,64

330.634

5,10

432.204

-4,72

142.838

1,96

202.161

-2,87

2007

228.158

-5,02

336.286

1,71

435.083

0,67

153.024

7,13

213.413

5,57

2008

251.642

10,29

323.587

-3,78

431.033

-0,93

154.410

0,91

201.859

-5,41

2009

256.651

1,99

300.030

-7,28

391.815

-9,10

124.284

-19,51

200.291

-0,78

2010

249.539

-2,77

284.901

-5,04

370.080

-5,55

118.466

-4,68

200.370

0,04

2011

221.351

-11,30

252.770

-11,28

365.117

-1,34

103.789

-12,39

190.033

-5,16

2012

171.969

-22,31

206.007

-18,50

324.814

-11,04

90.902

-12,42

172.263

-9,35

2013

140.049

-18,56

172.427

-16,30

292.227

-10,03

85.135

-6,34

152.320

-11,58

2014

128.660

-8,13

149.684

-13,19

259.775

-11,11

81.449

-4,33

140.176

-7,97

2015

107.802

-16,21

126.369

-15,58

221.389

-14,78

80.107

-1,65

129.073

-7,92

 Fuente: INTROL/OJD y elaboración propia

 

Por su parte, El País bajó en difusión desde el año 2005, que cerró con 457.675. El ABC y El Periódico tuvieron en el año 2000 su mejor año[3], con 291.050 y 184.251, respectivamente. El último año bueno de La Razón fue 2009 con 154.410 y el de La Vanguardia el año 2007 (213.413). Pero si tomásemos las cifras de los diarios que ya existían en la década de los setenta (El País, ABC y La Vanguardia) podríamos concluir que todos ellos experimentaron débiles crecimientos desde finales de los años ochenta, y ya a finales del siglo XX, cualquier observador imparcial podría apreciar que sus cifras de difusión se encontraban prácticamente estancadas, aunque no así los ingresos derivados de la venta de ejemplares y de publicidad.

 

Cuadro 5: Evolución de la tirada y difusión del periódico Expansión (1994-2014)

Años

Tirada

%

Difusión

%

1994

65.318

-

39.047

-

1995

62.533

-4,26

34.741

-11,03

1996

64.941

3,85

37.754

8,67

1997

79.772

22,84

48.170

27,59

1998

95.280

19,44

59.021

22,53

1999

96.413

1,19

59.334

0,53

2000

101.283

5,05

62.925

6,05

2001

85.202

-15,88

52.645

-16,34

2002

76.769

-9,90

48.108

-8,62

2003

74.562

-2,88

45.988

-4,41

2004

76.880

3,11

46.648

1,44

2005

77.141

0,34

47.577

1,99

2006

79.624

3,22

50.179

5,47

2007

79.631

0,01

50.127

-0,10

2008

79.836

0,26

51.292

2,32

2009

67.472

-15,49

44.100

-14,02

2010

60.998

-9,60

39.565

-10,28

2011

58.556

-4,00

37.495

-5,23

2012

52.471

-10,39

33.878

-9,65

2013

46.761

-10,88

30.463

-10,08

2014

44.504

-4,83

28.999

-4,81

2015

40.632

-8,70

26.372

-9,06

Fuente: INTROL/OJD y elaboración propia

 

Y en cuanto al principal diario económico español Expansión, las ventas en papel han conocido un declive imparable. Si el diario entraba en el siglo XXI con una difusión de  101.282 (véase cuadro adjunto), cerraba el año 2014 con 44.504; es decir, con más de un 50% de descenso en los últimos quince años.

Por lo que respecta a la plataforma Orbyt, es la segunda del mercado tras Kiosko y Más, con una penetración del 42%, y una oferta de más de 70 revistas. Pero su cifra de suscriptores se estancó en el año 2013 con 100.228, y, a partir de ese año no ha hecho más que descender.

Gráfico 1: Evolución de los suscriptores de Orbyt (2010-2016)

Fechas

Junio 2010

2011

2012

Dic. 2013

2014

Junio 2015

Octubre 2016

Suscriptores

12.676

31.759

57.787

100.228

91.000

81.000

53.885

Fuente: COMSCORE / Hemerografía / Unidad Editorial Publicidad / Elaboración propia


4.1. La presencia en el sector audiovisual

En el sector audiovisual, el grupo Recoletos había tomado en el año 1997 una participación del 5% en la plataforma televisiva Vía Digital, participada mayoritariamente por Telefónica, y que le supuso un desembolso de 3 millones de euros de entonces (Alcolea, 2003).

Pero lo cierto es que tanto Recoletos como Unidad Editorial carecían del necesario expertise para liderar proyectos audiovisuales tan complejos como la puesta en marcha de plataformas de pago o cadenas televisivas en abierto, como posteriormente se demostraría. Los problemas de gestión que ha acarreado hasta hoy Radio Marca, así lo demuestran. Por no mencionar una poco relevante inversión en el año 2009 en esRadio, frecuencia en Madrid, concedida a la empresa Unión Liberal Radio, y en la que el grupo tomó una participación del 45%, mientras que Libertad Digital detentaba el (55%). Como resultado, Unidad Editorial no fue capaz de construir una alternativa de radio solvente de alcance nacional.

En cuanto a la televisión, se vio agraciada con la concesión de siete licencias de TDT de ámbito nacional, bajo la denominación Veo TV. Una licencia que posibilitaba la emisión de cinco canales: Veo7, Sony TV en Veo, Tienda en Veo, Radio Marca y esRadio: de los cuales, dos eran de radio y los otros tres en televisión. Resultó ser una de las empresas que más frecuencias obtuvo de TDT en los repartos efectuados por algunas comunidades autónomas.

Ahora bien, Veo TV sólo logró exiguas cifras de cuota televisiva, entre el 1 y el 2%; fruto de sus formatos poco competitivos, plagados de tertulias, y en el que el dejá vu era la tónica general. Así que, los gastos inherentes a la emisión de la señal en TDT y los costes generales de mantenimiento de emisión acabaron constituyendo una barrera económica insalvable para el grupo, con pérdidas recurrentes en todos los ejercicios. El resultado –en un caso muy similar al del grupo Vocento- fue el arrendamiento de este canal a Discovery Networks, que ahora emite en la frecuencia de Veo7.

Por otra parte, y después del apagón analógico de abril de 2010, debemos recordar que habían surgido dos nuevos canales: Marca TV y 13 TV. El primero, después de una alianza con Mediapro para gestionar contenidos deportivos, mientras que el canal de la COPE se arrendó finalmente por un importe de 5,5 millones de euros anuales.

Por lo que respecta a Marca TV, un interesante e inédito proyecto de joint-venture,destinado a consolidarse como una televisión temática, no logró encontrar su “nicho de mercado”. Si bien no podía establecer competencia alguna en la puja por las grandes competiciones deportivas, podía poner en marcha una alternativa de desarrollo de deportes minoritarios. Pese a ello, fue capaz en el año 2011 de llegar a un acuerdo con Mediapro para que el grupo de Roures le cediese tres partidos semanales de la segunda división de fútbol, e incluso, en la temporada 2012-2013  la retransmisión del partido de la Liga BBVA de los lunes, que después pasaría a emitir Cuatro.

Pero fruto de los resultados negativos en todos sus ejercicios y en la musculatura financiera que suponía un proyecto de televisión temática, la aventura de Marca TV finalizaría en el año 2013, después de perder casi nueve millones de euros en 2011 y despedir a cerca de cuarenta empleados. Así, pasó de canal deportivo a mera teletienda, y, posteriormente fue “sacrificada” por el cierre de canales ordenado por el Gobierno para acometer el dividendo digital. La oferta actual de Veo TV se compone así de los canales 13 TV, AXN, La Tienda en casa (que sustituyó a Marca TV, y gestionada hasta su desaparición por El Corte Inglés), y Discovery Max.

El final de sus participaciones televisivas parece estar claro: los dos canales de TDT subarrendados a 13 TV y Discovery Max no eran considerados activos estratégicos por la matriz RCS MediaGroup, aunque no llegó a venderlos, y se desconocen las intenciones del nuevo accionista mayoritaria. Pero, en cualquier caso, todo indica la incapacidad del grupo para construir una alternativa televisiva viable al fracasar todos sus proyectos.



[1] Aunque esta aseveración no pase de ser una hipótesis no confirmada, sí parece verosímil que Pedro J. Ramírez tratase de controlar la cadena Onda Cero, en la que, tanto él como Casimiro García Abadillo y otros colaboradores del diario tenían una amplia presencia, puesto que las intervenciones en directo del director del diario –según aseguraba el propio Pedro J.– fomentaban la venta de ejemplares de El Mundo y ayudaban a su consolidación.

[2] Por ofrecer algún ejemplo, la venta de Cuatro a Telecinco ascendió a unos 500 millones de euros; la venta del 56% de Digital+ a Telefónica fue, inicialmente, de 740 millones de euros, y la de La Sexta por Antena 3, aunque resulte harto complicado cuantificar con exactitud el precio final satisfecho, es muy probable que no llegase a los 400 millones de euros. Todo lo cual induce a pensar que esta compra fue efectuada en el peor momento posible. Es más, con un prudente tiempo de espera, la matriz italiana hubiera tenido mejores oportunidades de invertir en sectores con mayor futuro.

[3] Aunque podría decirse que ABC no crecía desde finales de la década de los ochenta.

 

©2017 Textual Visual Media - - - OVH